viernes, 3 de febrero de 2012

Nicolopaganini I - El varón domado traducido

El varón domado, de Esther Vilar, traducción en azul.


Un hombre tiene que ser capaz de protegerme

Un hombre tiene que ser capaz de protegerme de todas las incomodidades. (¿Y de qué iba a
protegerla, si no? ¿de los bandidos del desierto? ¿De la guerra atómica?)

Quiero sentirme tranquila y cobijada junto a un hombre.

Quiero que no me moleste por nada del mundo con preocupaciones económicas.

Un hombre tiene que ser superior a mí.

Para que yo lo tenga en cuenta, un hombre tiene que ser más inteligente, más responsable, más
valiente, más fuerte, más trabajador que yo. Si no, ¿para que me iba a servir?

Si mi marido me lo pidiera, renunciaría a mi profesión sin vacilar.

En cuanto mi marido gane bastante dinero, dejo de trabajar.

Lo único que deseo es hacerlo feliz.

Me esforzaré lo posible para que nunca descubra cómo me aprovecho de él

Estoy dispuesta a descargarle de todas las preocupaciones mezquinas.
Haré lo imposible para que no se distraiga de su trabajo.

No quiero vivir sino para él.

Este que tengo tendrá que trabajar sólo para mí.

No viviré ya, más que para mi familia.

Nunca más en la vida volveré a trabajar, que se las arregle él

No me interesa para nada la emancipación de la mujer.
¡Como si fuera idiota! ¡Que él trabaje para mí!. ¡Es su obligación!.

¡A pesar de todo, vivimos en la época de la igualdad ante la ley!

¡Que no se crea que por ganar el dinero, el decide!

Para estas cosas soy muy torpe.

Este trabajo me lo tiene que hacer él. ¿para que está?

Mi marido sabe de todo.

Lo uso para todo, y lo puedo aprovechar como diccionario.

Cuando dos se quieren de verdad, no necesitan la bendición desde el primer día.

Todavía se resiste un poco, pero en la cama lo convenzo.

Neutral Malvado XVI - El fuero interno

Está claro es que las mujeres ni siquiera intuyen el esfuerzo titánico que hace el macho para seducirlas. Y digo esfuerzo titánico porque el macho, durante la fase de cortejo, tiene que disimular su discurso interno de corte misógino-pornográfico y adoptar un nuevo discurso romántico couple-oriented que agrade a la hembra. Tal impostura, tal desdoblamiento de la personalidad, produce, en la mayoría de machos, un estrés insoportable durante la fase de cortejo que hace que muchos ni siquiera tengan fuerzas para intentarlo. De ahí el hastío masculino a la hora de jugar al "puto juego".

El problema se agrava con la actual omnipresencia de la pornografía y de foros como éste donde se potencia este discurso interno masculino, inherente a todo varón, del "qué putas que son y cómo la chupan las muy guarras".

Ya lo dije una vez, la fase de cortejo para el varón es un terreno pantanoso, porque uno tiene que venderle a la hembra esta idea:



Mientras está pensando en ésta:



Y tiene que insinuarle que ambos vivirán esto:



Cuando él sólo está pensando en esto:



Y así sucesivamente...

Lo que nunca deja de sorprenderme es que la gran mayoría de mujeres, en su egocentrismo típico y su falta de interés por el sexo opuesto, ni siquiera sospechan cuál es la verdadera naturaleza sexual del varón. Yo he visto a conocidos ligando con tías vendiéndoles la moto de la relación romántica con un cinismo que se detectaba a la legua, tíos a los que se les ve a salidez en cada mirada, cada gesto y cada palabra, y ellas convencidísimas de que Fulanito "es un buen amigo" y "es un xico muy romántico". Y tú te partes el culo porque has escuchado a Fulanito en ambientes de camaradería masculina hablar de ella en términos de "esta tarde he quedado para follar con esa guarra" y cosas así.

Ahora bien, también aclaremos, que el discurso misógino-pornográfico del macho en ambientes de camaradería masculina no es más auténtico que el discurso romántico que utiliza en sus relaciones con hembras. Ambos tienen su parte de verdad y ambos tienen su parte de exageración. Lo que digo es que el macho tiene que lidiar con un "doblepensar", con un desdoblamiento de personalidad y una escisión de la mente que la hembra se ahorra, porque ella, como poseedora del COÑO, es el centro del universo y es el macho quien se tiene que plegar a sus necesidades. Porque somos nosotros los que siempre tenemos que amoldar nuestro discurso al suyo (en la fase de cortejo, se entiende, que es la única fase que como machos nos interesa), por no hablar de las dosis ingentes de auto control y auto observación que uno debe aplicar para que la hembra no salga pitando al conocerte.

Wetamir XXXV - Envejeceis

A las mujeres envejecer les jode muchísimo mas que a un hombre, eso las hace una putas amargadas de mierda.

Hay que darse cuenta de que para una mujer la belleza lo es todo, envejecer es perder la belleza, perder el poder. Daos cuenta de que una niña bonita vive una vida muy distinta a la vuestra desde que le salen las tetas hasta que empieza a arrugarse. Todo ese éxito social, esas babas de cercanos y desconocidos, esa atención y consideración hacia lo que ELLA diga, haga o insinúe se va a la mierda poco a poco.

Así como al hombre los años le hacen mas rico y su patrimonio crece, una mujer guapa solo pierde pierde y pierde. Un hombre se recubre de experiencia y su vida es lo que hace, una mujer es lo que consigue por lo bonitas que son sus tetas.
Al hombre se le exige todo por cojones, a dar el callo desde crio. Solo obtiene respeto superando a los demás. Hacer dinero, destacar, prosperar...

Una mujer es otra cosa mucho mas parasitaria. Fijaros en los ejemplos de mujeres de éxito, sus modelos a seguir son de traca. Guapas, guapas y mas guapas cuyo mayor logro es casarse con un rico. Luego hablan de machismo y de lo malos que somos todos pero sus aspiraciones son de una mezquindad insultante y aquí nadie dice nada.

Una vieja amargada por no haber sabido rentabilizar su físico, rodeada de niñas de 20 años que aún tienen oportunidad de sacar carretillas de babas a cualquier tio, eso es un animal peligroso.

Mi abuela por lo visto estuvo buenísima en sus años mozos, ahora es veneno puro y no hay Dios que la aguante. He visto a mi abuela con otras viejas en una boda, puteándolas a todas porque ella era la mas guapa y aún le respetaban el rango. Todas con 80 años comportándose como adolescentes, cosa mas deprimente, joder.

Wetamir XXXIV - Defectos

Estoy hasta los cojones de que mis defectos me sean señalados todos los putos días con desprecio y afán recriminativo mientras que las mujeres pasan los suyos por alto el 99% de las ocasiones en que estos brotan con extrema evidencia.

Todas las tías que he conocido en mi vida han sido una torpes de cojones. Torpes de caérseles las cosas, torpes de tropezar y caerse con cualquier gilipollez, torpes de no apañarse y necesitar ambas manos para realizar cualquier tarea por mínima que esta sea.

¿Qué pasa cuando una tía comete una torpeza?
Dice: -"Ay! jo, es que soy una torpe ji,ji,ji..." Y a reír y a perdonar, porque ella es una chica ADORABLE y sus putos defectos son perlitas que la adornan y parte de su encanto.
Los defectos en las mujeres son como una banda sonora que tenemos que tolerar y aprender a apreciar.

¿Cómo son los defectos en un tío? les damos en mismo tratamiento. Claro que sí, desde el medievo cuando un tío no da la talla todo el mundo se lo perdona y le anima a seguir así, verdad? verdad? Los cojones.

A mí desde enano me dieron collejas cada vez que no rendía a pleno. Y cuando hay tías delante, jo-der, entonces todo dios a tratar de brillar y ser el mas cojonudo y si la tías ven que uno flojea se lo señalan con crueldad, con mala cara, a joder. En un tono que todos sabemos interpretar como: -"Espabila porque no te vas a comer nada ni conmigo ni con mis amigas a las que les voy a rajar mierda de ti."

Yo no tengo puta paciencia con los defectos de las tías a mi alrededor y así se lo hago saber.
-"Ay, se me cayó, se me cae todo Ji, Ji, ji..."
-"Joder, tienes dos manos, a ver si espabilas."
-"Es que soy una torpe, ji, ji, ji..."
-"No me vale que me digas que eres así y ya está. Corrígelo."
-"Pero es que me pasa sin querer."
-"Pues esfuérzate, cojones."


-"Eres el tipo mas maleducado del mundooo! Mereces un cáncer en los huevooooS!"

Ellas ni se han parado a pensar en lo que es ser un hombre. No pierden ocasión en contarnos lo durísima que es su vida, la reglita y los putis que son sus amigas, pero no les interesa saber de tus problemas o simplemente, tu realidad, en donde se te exige de verdad en todo.

Y si profundizamos en este tema y similares solo podemos constatar una jodida verdad: Ellas no son como tú, no se parecen en NADA a ti y su vida no ha sido como la tuya.

Ellas han gozado de tantos privilegios durante tantos años que ni se dan cuenta de lo que es ser tú, ni se han parado a pensarlo, ni les interesa meterse ahí.

No puede haber igualdad, porque solo redunda en el beneficio de estas aprovechadas egoístas y vacías hijas de puta. Empatía mis cojones, estas solo empatizan con su prole para ser aún mas ególatras.

martes, 3 de mayo de 2011

Wetamir XXXIII - Medusa, la gorgona.

Componente de la sociedad que se pasa todas las leyes, normas, protocolos y órdenes por su santa raja: LAS MADRES.

Las madres están ahí, siempre han estado ahí y son todo lo que un hombre no es, destruyen todo lo que un hombre pueda crear. Una madre es hormona pura, ego puro, irracionalidad pura, competitividad pura, objetividad cero.

Cuando hay una cola, un órden, una manera de hacer las cosas, allí encontrareis a una madre pasando por encima, diciendo que su hija no tiene por qué obedecer o someterse a eso que los demás acatan, que ella es mas y mejor que todo lo existente.



Está esa leyenda urbana de la madre que levantó un coche para salvar a su bebe que se hallaba debajo. Me la creo, me la creo completamente. Una emergencia, una necesidad primaria de convertirse en Hulka para que su prole sobreviva, un subidón de adrenalina y estrógenos, un chute de irracionalidad que tuerce hasta las leyes de la física, eso es una madre.

Preguntadle a un profesor de secundaria qué es lo que mas teme en la vida y jamás os dirá que teme a sus putos alumnos adolescentes que le joden la vida todos los días, eso es hasta soportable, lo que le provoca calvas en la cabeza son las madres de esos hijosdeputa. Son las que pueden arruinarle la vida, y lo harán sin puto arrepentimiento, durmiendo como bebés esa misma noche.

Coged una revista para tías y leed los disparates que dicen las famosas cuando expulsan un feto por el coño. "Ahora soy mejor presentadora porque también soy madre", "Mi carrera es ser la mejor madre posible", "Ser madre lo cambia todo, ahora mis prioridades son otras".
Huid cuando escucheis algo así de una conocida, huid porque se avecina la metamorfosis de zorra común a gorgona destructora de mundos. Esas putas pasan de ser unas solteras super zorras a unas completas taradas super-destructivas. Nada es lo suficientemente bueno para sus niñas, todo es una amenaza y el mundo debe plegarse a sus exigencias.



La madre acepta algo así como su vida ya ha acabado, ya no va a luchar para conseguir bienes materiales para sí misma, ahora luchará para conseguirlo TODO para su prole. Ya no está todo el día pensando en rollos con tios, ahora lo que quiere es darle a su hija todo lo que ella no pudo tener.
Esto queda muy bien cuando una ha vivido en la miseria y ha pasado hambre, pero hoy en día "eso que no pudo tener" son chorradas. Lujos y caprichos absurdos y caros. Nunca se ha vivido en semejante abundancia y bienestar y el ego de una mujer siempre puede aspirar a mas.

Los consejos que una madre treintañera de hoy en día que puede darle a su hija son para echarse a temblar, son una mierda de filosofía de la Cosmopolitan mezclada con anuncios de "Lady Million de Paco Rabanne" no es sabiduría ni moral ni nada, es mierda.



Mañana, un iluminado concebirá una utopía, el modelo de sociedad perfecta. La armonía entre razas, credos y gentes del mundo y todo se irá a la mierda cuando la primera madre vea que su niña tiene que hacer cola con las otras niñas para comprar su Stacy Malibú.

miércoles, 27 de abril de 2011

Wetamir XXXII - Generalizando

Creo que podemos generalizar mas al hablar de la mujer, creo que podemos despojarla de una ideología precisa y estructurada porque básicamente la complejidad conceptual no va con ellas.
A mi modo de ver una mujer es como la versión primitiva, carente de civismo, compañerismo, educación, sentido del deber, mesura, autocontrol y cualquier atisbo de auténtica empatía de un hombre.
Todo aquel pensamiento profundamente egoista, interesado, materialista, competitivo y mezquino que nosotros podemos concebir en el rincón mas oscuro de nuestra mente, es en la mujer un ensordecedor estruendo hormonal que debe ser satisfecho al instante.

Partiendo de ahí es cuando el comportamiento de la mujer se hace mas comprensible. Las grandes pinceladas son muy parecidas a las de cualquier comunidad de chimpancés. Obediencia y total dependencia de un grupo, la manada lo es todo. integrarse, pertenecer y lograr poder dentro de la manada, sin cuestionar jamás la naturaleza de esa estructura es algo completamente femenino.



No hallarás en toda la historia una sola figura de una mujer rebelde, como mucho alguna que picoteó fuera de su parcela, alguna que rompió un corpiño que la asfixiaba, entró en un gremio clasista o logró la hazaña de igualar a cualquier hombre en alguna tontería, todo en búsqueda de un beneficio propio y material.

Pero realmente replantearse el mundo en el que vivía, cargar contra los líderes de su entorno, liderar una línea de pensamiento que cambia la sociedad... eso no ha sucedido, pero es que eso no va a suceder jamás.
La mujer teme por encima de todo no encajar, rebelarse contra el grupo no entra en su cabeza, sacrificar su estatus o cualquier placer mundano en pos de un ideal superior es inconcebible. Una mujer puede quejarse de su jaulita de oro, pero no saldrá por su propio pié en su puta vida.

La mujer, como ejemplo manifiesto de todas las debilidades del hombre, piensa y actúa con todos los vicios y carencias que arrastramos desde siempre.
El machoalfismo no viene a ser sino la versión sexual de la necesidad del esclavo por un buen amo. Es lo mismo que le pasa a la humanidad con las religiones, la necesidad espiritual de alguien superior, un proveedor supremo al que entregarse y que cuide de nosotros.

Es el camino fácil. No pensar. Toda mi vida y mi calidad de vida y las circunstancias de mi vida son por voluntad de ÉL, no por mi, ni lo que yo haga, ni lo que yo piense, la fé lo es todo, la rebeldía es la perdición. Esto está grabado a fuego en sus cabecitas.


¿El sentido de nuestra sociedad es consumir para que la economía se sostenga? Allá va la nena el primer dia de rebajas a dejarse todo el dinerito suyo y el de su pringadito.
¿Dicen que ser delgada es ser mejor? Allá va la nena a vomitar al baño, porque se siente como una cerda por haber comido una hamburguesa.
¿La familia real es un orgullo para España? Allá va la nena a dejarse las manos aplaudiendo al Rey, que trabaja mucho, y comentar lo guapa que va Letizia, que mira que ha llegao a lo mas alto.
¿Toca tener piso en propiedad? Allá va la nena derechita a hipotecarse ¿Toca tener niños? rapidito el bombo que su amiga fulani le gana por dos meses
¿Ahora Zapatero mola? ZP es el mejor ¿Ahora Zapatero no mola? Es un mierda y ganó las elecciones gracias a Bin Laden.

Todo pensamiento es fruto de la marea masiva de lo que piensan los demás, no conciben un solo pensamiento propio y mucho menos se plantan ante las adversidades creyendo en ello.

-"Me gustan los hombres seguros de sí mismos." Evidentemente, hija, alguien tendrá que estarlo.

Neutral Malvado XV - Nazi Pussy

No sé si os pasa lo mismo, pero siempre he asociado la conducta sexual de las mujeres con el nazismo.

Veamos algunos puntos en común entre nazismo y sexualidad femenina:

Eugenesia: Desengañémonos, un coño es como un campo de exterminio nazi en versión rosa. El coño está permanentemente tasando la calidad genética de los machos de su entorno. El coño sopesa, califica, descarta y selecciona a los machos más aptos para la reproducción. La posible descendencia de los machos que el coño considera "no aptos" es erradicada mediante la sentencia: "tú no eres lo suficientemente hombre". Cada vez que un coño nos descarta, está condenando a nuestros espermatozoides a caer en superficies infértiles (papel higiénico, calcetín acartonado de las pajas), nos está condenando, en suma, a morir sin descendencia, a morir doblemente, pues quien muere sin hijos muere doblemente. Un coño está continuamente exterminando los genes de los machos de su alrededor. Cada vez que una mujer nos descarta, nos extermina con aséptica frialdad nazi.

Veto a los discapacitados: Relacionado con el punto anterior. Un coño nunca le permitirá a un discapacitado que se corra en su interior. El coño es inflexible con los discapacitados. Implacable. No hay que ser muy retorcido para relacionar esa negación del derecho a reproducirse de los discapacitados con el programa nazi de eutanasia Aktion T4 y la infame expresión "vidas indignas de ser vividas" (Lebensunwertes Leben).

Supremacismo racial ario: No basta con privar de la reproducción a machos de bajo rango o discapacitados: las mujeres quieren a machos arios. Incluso las asiáticas mojan las bragas por Brad Pitt o Hugh Jackman o las negras prefieren al mulato con sangre blanca que al negro mandinga del Senegal.

Cianoftalmofilia: (del griego cian, azul; oftalmo, ojo; y -filia). Se trata de la atracción erótica o sexual que sienten las mujeres hacia hombres con los ojos azules. Tal atracción da lugar a situaciones absurdas como por ejemplo que machos de bajo rango con los ojos azules se hinchen a follar sólo porque ellas les encuentran una mirada irresistible. He visto a verdaderos mindundis, absolutos ceros a la izquierda en lo que a masculinidad se refiere, jactándose con aire autocomplaciente de lo mucho que follan, cuando es evidente que esos mismos tíos no se comerían un rosco si tuvieran ojos marrones. Huelga decir que las mujeres, como los científicos racistas nazis, catalogan a los hombres de ojos azules como superiores y más merecedores de pasar sus genes a las siguientes generaciones. Véase el caso Álvaro Muñoz Escassi, un tío insulso y bobalicón por el que una docena de furcias sin dignidad se tiran de los pelos en un programa de televisión. ¿Tendría el mismo éxito con los ojos marrones? Lo dudo.

Idolatría y adoración ciega al Führer (macho alfa): Se dice que muchas mujeres alemanas encontraban a Hitler irresistible y se sentían tremendamente excitadas, casi al borde del desmayo, ante su presencia. Esto guarda un claro paralelismo con el fenómeno fan que tan extendido está entre niñas y adolescentes. ¿Quién no recuerda a sus compañeras de colegio mojando bragas con los führers de la revista SuperPop? O quién no ha visto a zorritas histéricas idolatrando al protagonista de la saga Crepúsculo o mojando bragas cuando Cristiano Ronaldo sale del autocar.



Serían capaces de vender a su padre o de firmar la sentencia de muerte de todos los discapacitados del mundo con tal de poder comerle la polla a estos führers del nuevo milenio. Ellas, como los alemanes de los años treinta, se ponen de acuerdo a la hora de nombrar a unführer o macho alfa, y una vez han sentenciado "ése es el macho a adorar", lo adoran todas a una, como un rebaño sin criterio. Pocas escapan a ese pensamiento único.

Permeabilidad a la propaganda goebbeliana: La mayor parte de los anuncios de la tele van dirigidos a mujeres. Esto no sólo se debe a que ellas se encargan de hacer las compras, sino también a que la mujer es un target mucho más influenciable por las triquiñuelas de los discípulos de Goebbels. Hay estudios al respecto, muy silenciados por el lobby feminazi y los adalides de la corrección política, que demuestran que la mujer es bastante más influenciable por los mensajes publicitarios que el varón.

Uniformidad en la vestimenta: A los nazis les gustaban mucho los uniformes. A las mujeres, también. Todos hemos oído a mujeres decir que sienten una excitación ancestral ante un desfile militar, o ante el policía que les pone la multa, o ante los bomberos que salen de un edificio en llamas. También a ellas les gusta vestir de forma uniformada mediante lo que dan en llamar "ir a la moda" o "estar a la moda".

Gusto por los grandes falos:



El cohete V-2, desarrollado por Werner Von Braun.

Las mujeres, como los nazis, adoran los falos grandes. Un falo grande simboliza el poder, el yang, el principio activo, y tanto hembras como nazis idolatran el poder fálico. En la simbología nazi podemos encontrar multitud de símbolos fálicos: los cohetes de von Braun, los cascos de los soldados, la obsesión con las pollas circuncidadas judías (más grandes que las pollas arias), etc. Las mujeres, por más que lo nieguen, también mojan las bragas ante un buen falo.

Gusto por lo kitsch: La simbología nazi está llena de mariconadas a cual más cursi: esvásticas, brazaletes, broches, collares, uniformes de diseño. Todos sabemos que a las mujeres también les encanta la quincalla de diseño.

Afición por el ocultismo y la astrología: Mucho se ha escrito acerca de la afición de los nazis a la astrología y al ocultismo. Algunos de los altos dirigentes nazis (Himmler, Rudolf Hess, el mismo Hitler) eran aficionados a estas zarandajas y miembros de la Sociedad Thule. Una ideología en la que predomine la pasión, la demagogia y el porqueyolovalguismo (nacionalismo) siempre reservará un lugar privilegiado a estupideces como el tarot, la astrología o la adivinación por runas vikingas. De ahí que las mujeres, como los nazis, le den tanto crédito a los horóscopos o al tarot.

Amor por los perros: Conocida es la adoración que tenía Hitler por su pastor alemán Blondi. Las mujeres también sienten adoración por toda clase de animalitos y mascotas. Puede que sea por un instinto maternal insatisfecho, o por querer manipular a su antojo a una criatura indefensa a merced de sus caprichos y arbitrariedades, el caso es que no conozco mujer que no quiera tener una mascota a la que dominar mediante racionamiento de comida y extorsiones sentimentales de toda índole.

Anorexia: Relacionada con el racionamiento de comida. Cualquier ser humano sometido a una mente femenina, sea ella misma u otra persona, corre serio peligro de acabar padeciendo anemia, anorexia o muerte por inanición. La mujer moderna tiene una necesidad enfermiza de controlar las calorías que ella y los suyos ingieren a lo largo del día (se observa asimismo una sustitución de la ingesta de alimentos por la de penes erectos con el fin de conseguir réditos de toda clase). Alarmante también la tendencia femenina a sustituir comida por cigarrillos, en una peligrosa inversión de los valores nutricionales donde se cotiza más el paquete de tabaco que un buen plato de lentejas, lo que no es difícil de relacionar con el pérfido oficial de las SS que, cigarrillo en boca, observa con frialdad a los judíos famélicos en el campo de exterminio.

En fin, no me digáis que los chochos no son nazis, porque yo lo veo clarisísimo.

(Siempre he pensado que si algún dictador o megacorporación quisiera instaurar un régimen totalitario a nivel global, la mejor jugada sería tomar el control de la reproducción humana yerradicar el sexo masculino. Una sociedad compuesta únicamente por mujeres sería profundamente sumisa y jamás se rebelaría contra el poder totalitario...)