lunes, 9 de febrero de 2009

Wetamir X - Videos Ilustrativos

Mo voy a permitir aportar unos videos para ilustrar el concepto de pornografía para mujeres.
Anatomía de Grey

Sueño pajero de la prota, hasta ahí normal. Pero como la mujer es un supuesto ser de luz que se excita con el amor y no con el sexo, la prota despierta de su sueño erótico y no se hace una paja, sino que intenta dormir, muy creible, muy realista todo, claro. Las tias que ven la serie seguramente se pajean viendo a los médicos hasta que los labios superiores aplauden espesos, pero no, las mujeres no se masturban.


Beyonce - Single Ladies
Me extraña que nadie haya posteado este video ya, quizá se me ha pasado. Lo que vemos aquí es a tres montañas de carne meneándose en una celebración catártica del matrimonio, un himno a la mujer mantenida, al parasitismo y a la no-igualdad. Beyoncé emplaza a toda mujer a cazar al machote de su vida y que este le regale un pedrolo castrante que le comprometa con su mujer y le ate de por vida a construir su palacio.
Los videos de Mtv Niggas suelen ser de una ostentación y vulgaridad apabullantes, Beyoncé trata de desmarcarse con sus videos en blanco y negro pero ni así consigue disfrazar el mal gusto propio de quien ha crecido el el ghetto.

Bridget Jones 2

Secuela especialmente masturbatoria, comparable a "Rocky 2" en su propósito de dar mas de lo mismo pero de manera mas satisfactoria. Al final Bridget derrota a Apollo/se casa.
Película que no es mas que una sucesión de "detalles" en honor de una vulgar gorda treintañera desesperada, la magia del cine hace que se vea asediada por las atenciones de dos galanes. La catársis del público femenino con esta cinta es absoluta, en ese sentido es la propuesta comercial mas perfecta de los ultimos años, esta película cumple a la perfección su papel de placebo antidepresivo para cualquier mujer, es lo mismo que tener a un pagafantas diciéndo: -"Hala, no llores, no pasa nada. Debes saber que al final conseguirás al principe azul que mereces. Ves? ella es vulgar, gorda, torpe y vacía y sin embargo se dan de ostias por ella. Eso es la realidad. Así que tranquilízate y balo blao blao..."

Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis: The Movie

Esta ya es la cima del género. Sus arquitectos, profundos conocedores de la psique femenina y posiblemente foreros con ansias lucrativas, llenan el producto con TODO: Trapitos, desfiles, fiestas cool, chulazos, viajes, lentejuelas-diamantes-cualquier-cosa-que-brille-incluso-las-jodidas-letras, armarios enooormes, ostentación, dinero, dinero, dinero, dinero y finalmente, la enseñanza revolucionaria para las mujeres de que conviene tener amigas para hablar y eso mientras que los tios son de otro planeta y han nacido para segregar un caudal de efectivo líquido sin fin.

Happy Go Lucky

Algo así como "los felices tienen suerte" o "Qué suerte tienen los retrasados mentales de no poder agobiarse con la vida ya que su cabecita no llega a tanto". Una suerte de película buenrollista repleta de colorido. Tiene mucho en común con la típica época Hippy que le da a cualquier veinteañera en sus primeros años en las putas Bellas Artes, cuando todo son sonrisas y pollas, y empiezan a concebir una especie de "filosofía del amor" y demás chorradas, pese a ser consciente de que es la dureza de sus tetas la que le provee todo el sustento afectivo.

Carl McCoy I - La mujer moderna

La mujer moderna no es más que una degeneración más de esta sociedad podrida hasta el tuétano. Pero hamijos, nosotros hemos tenido la culpa de esta inversión de roles, dejando que las mujeres alcanzasen la igualdad de géneros, la ideología más falsa de cuantas nos quieren vender en aras de la modernidad. Por Naturaleza la hembra cuida de la descendencia y no se dedica a competir con el macho por un puesto mejor. ¿Para que queréis trabajar, para ser iguales a nosotros? Y una mierda, lo hacen para consumir más que nosotros y sentirse dueñas de sus miserables vidas.

Lo curioso es que el dueño de sus vidas no es otro que el letal e inexorable reloj biológico. Tic-tac, tic-tac... En pocos años la Diosa debe abandonar su Altar, deificado por hombres asexuados, pusilánimes, zampachochos, para convertirse en Madre Terrenal, rol que tiene la fecha de caducidad grabada a fuego en sus pechos y sus otros atractivos naturales.

Los antiguos conocían la forma de evitar la supremacía moral de la hembra: sacrificando el fruto de su vientre en rituales mágicos, acabando con los cultos femeninos en virtud de los Dioses y valores masculinos, más racionales y portadores de valores más profundos y nobles.

El mundo va como va por tanta maricona suelta que trata de volver a los tiempos de la Diosa Madre, deificando lo que no es más que carne y huesos.

No tengais compasión de la zorra que se os ponga a tiro, porque detrás de su buenrrollismo, de su afán por arrojarnos del lugar que nos corresponde hay una conspiración urdida contra lo apolíneo, lo racional. Pagadselo con un buen lefazo en toda la piñata.

jueves, 5 de febrero de 2009

Saca al tarado II - Derecho a ligar

Partamos de la base de resulte inherente al ser humano, una modalidad más que bien pudiera haber sido incluida en la Declaración de los Derechos de Hombre y del Ciudadano.

Después, por supuesto, llegan los matices, ya que el derecho existe pero no siempre se dan las condiciones para ejercerlo de modo pleno. Cuentan las presiones familiares, el concepto de fidelidad, las limitaciones en la apostura y carisma de cada cual, el peso de la religión, etc.

Y aparte de todo ello, claro está, vienen las categorías morales establecidas quién sabe por qué motivos. Digo esto porque el sábado vi una de las películas más tóxicas en ese sentido de los últimos tiempos. Supongo que ustedes tendrán noticia del fenómeno - todavía tal vez incipiente- que está provocando "Happy: un cuento sobre la fidelidad", de Mike Leigh. Asistí a ella como preludio a una cena entre un grupo de amigos de la carrera y sus parejas. Tras las casi dos horas de bodrio, aderezado de risitas, murmullos de aprobación y cuchicheos, la conversación de sobremesa giró en torno a la historia. Ellas, cómo no, salían en su mayoría extasiadas por la espontaneidad y frescura del personaje principal, por su positivismo, por su alegría permanente, por su fortuna al encontrar el amor, ...

Pero no es así. Poppy, la protagonista, es una tipa insoportable y rayana en la oligofrenia. Una colacción de muecas absurdas (una especie de Jim Carrey femenino en su peor época), andares de Lina Morgan, risas de gallina clueca, frases sin contenido y memez continua. Poppy se dedica a minar la paz que cualquiera que esté a su alrededor pueda disfrutar y necesita de continuo que le rían las gracias.

Su contrapunto es un individuo presentado como amargado y solitario - su profesor de autoescuela- un tipo que en definitiva no deja de pretender que le dejen en paz en la vida y hacer bien su trabajo. Poppy no puede tolerar eso, necesita molestar y decir estupideces como si le fuese la vida en ello, al tiempo que la historia se encarga de dejar al profesor como un individuo detestable y paranoico mediante dos brochazos burdos de xenofobia y teorías conspiratorias. De nada vale, por supuesto, que intente mostrar a Poppy que debe aprender a conducir prestando atención a lo que hace por su bien y el de los demás, porque ésta anda demasiado ocupada en sí misma, aunque, claro, ella es el personaje "simpático" con el que el director se alía. Para colmo es profesora de primaria; se supone que una deficiente de tal calibre puede estar al cargo de la formación de mentes infantiles y ello recibe beneplácito en el guión.

Con ello el mensaje parece claro: sé caprichosa, estúpida, molesta, irritante, irresponsable y zumba alrededor de todo el mundo haciendo lo que te sale del higo porque al final tendrás premio. El mundo está a tu servicio, tú eres su ombligo y centro de gravedad y por ello no has necesitado más que chasquear los dedos y hacer un par de mohines hacia el primer chico alto, atlético, guapo y "romántico" que surge se ponga a tus piés, pues aparece "ÉL" y cae rendido sin remedio; su fisonomía es propicia incluso a sugerir lo que vendrá luego: alguien grandote y de mirada dulce hasta lo bobalicón, con lo cual reúne las coordenadas del pagafantas adulador a quien Poppy podrá hacer la vida imposible y cornear a gusto en un futuro sin que él se entere o en su defecto preste aquiescencia.

El profesor de autoescuela, más bien regordete, poco atractivo, es el perdedor. Poppy le desquicia, le saca de su mundo y cae también ante ella pero pierde, no reúne lo exigible, no es tan sencillo de manejar y por tanto no la merece. Al final se enfrentan agriamente y el único momento de la película en la que Poppy parece una persona, porque no sufre de muecas convulsivas, es para despachar al profe, que queda como un demente. Su derecho al ligue, incluso al romance, ha sido negado de raíz.

Ignoro qué habrá dicho por ahí Leigh a la hora de definir su película, pero es más de creer que se haya perdido en un discurso buen rollista que en lugar de haber: "Miren, he querido componer un prototipo de perfecta hija de puta fascinada por tocar los cojones a todo el mundo y que se cree el centro del universo. Con esta historia quiero invitar a todas las mujeres del mundo a que se miren en la pantalla como en un espejo y hagan el favor de recular para no caer en esto o regresar de ese punto si están en él", como hubiera dicho un Wetamir director de cine en el estreno.

miércoles, 4 de febrero de 2009

Wetamir IX - Al que va de gafapasta y es un puto triste

A bruce BruceFoxton:

Tu peor enemigo eres tú mismo ya que tu mente no deja de sabotearte y te metes en callejones que no te van a llevar a ninguna parte.

Lo primero es esa gilipollez de pulso gafapastil de pedantería y gusto. Ya os imagino a los dos soltando datos e invocando nombres como munición en vuestras argumentaciones, vamos una conversación de anormales de internec pero hablando cara a cara, qué triste, joder.

Luego nos dejas claro a todos que a ella la ves como a una especie de divinidad que no eres digno de follarte, cojonudo, esa es la actitud, muy bien, sigue por ahí.

Y lo último es que dejas que se imponga y que diga sus putas chorradas de chomsky o de los Ferdinand o lo que sea, cómo si importara, y tu calladito con medio litro de baba colgando.

Yo no se una mierda de ligar, pero podría escribir un libro sobre humillación y tú, campeón del universo, te estás humillando.
Dentro de cuatro meses vas a recordar tus conversaciones con la princesa underground de mierda esta y te vas a dar de cabezazos contra la pared por haber sido tan gilipollas.
Recordarás cómo te callaste lo que pensabas para que no se enfadara, cómo la dejaste soltar su discurso de mierda y cómo se la acabó follando un anormal que no sabía ni escribir su nombre pero "tenía motooooo y pisooooo y me metía cañaaaaa."

Porque has olvidado lo fundamental, empetrésconpatas, ella es una mujer.
Como mujer que es toda su palabrería se va a la mierda cuando alguien la agarra por el coño y la hace verrse en el viciado plano de roles de sexo y relación, es entonces, cuando Chomsky importa menos que el pedo de un violinista, cuando tú eres el hombre y ella la que se tiene que comer tu polla.

Te metiste por donde no era, te comportaste como un amiguito con el que hablar, te has jodido el camino, te ha puesto la etiqueta de "tú me vales para esto".
Tú, BruceFoxton, te la quieres follar, así que ya estás dejando los debates y las guerras de datos y pasas a demostrar iniciativa, dale de beber lo suficiente para que se finja borracha y al tajo.