martes, 3 de mayo de 2011

Wetamir XXXIII - Medusa, la gorgona.

Componente de la sociedad que se pasa todas las leyes, normas, protocolos y órdenes por su santa raja: LAS MADRES.

Las madres están ahí, siempre han estado ahí y son todo lo que un hombre no es, destruyen todo lo que un hombre pueda crear. Una madre es hormona pura, ego puro, irracionalidad pura, competitividad pura, objetividad cero.

Cuando hay una cola, un órden, una manera de hacer las cosas, allí encontrareis a una madre pasando por encima, diciendo que su hija no tiene por qué obedecer o someterse a eso que los demás acatan, que ella es mas y mejor que todo lo existente.



Está esa leyenda urbana de la madre que levantó un coche para salvar a su bebe que se hallaba debajo. Me la creo, me la creo completamente. Una emergencia, una necesidad primaria de convertirse en Hulka para que su prole sobreviva, un subidón de adrenalina y estrógenos, un chute de irracionalidad que tuerce hasta las leyes de la física, eso es una madre.

Preguntadle a un profesor de secundaria qué es lo que mas teme en la vida y jamás os dirá que teme a sus putos alumnos adolescentes que le joden la vida todos los días, eso es hasta soportable, lo que le provoca calvas en la cabeza son las madres de esos hijosdeputa. Son las que pueden arruinarle la vida, y lo harán sin puto arrepentimiento, durmiendo como bebés esa misma noche.

Coged una revista para tías y leed los disparates que dicen las famosas cuando expulsan un feto por el coño. "Ahora soy mejor presentadora porque también soy madre", "Mi carrera es ser la mejor madre posible", "Ser madre lo cambia todo, ahora mis prioridades son otras".
Huid cuando escucheis algo así de una conocida, huid porque se avecina la metamorfosis de zorra común a gorgona destructora de mundos. Esas putas pasan de ser unas solteras super zorras a unas completas taradas super-destructivas. Nada es lo suficientemente bueno para sus niñas, todo es una amenaza y el mundo debe plegarse a sus exigencias.



La madre acepta algo así como su vida ya ha acabado, ya no va a luchar para conseguir bienes materiales para sí misma, ahora luchará para conseguirlo TODO para su prole. Ya no está todo el día pensando en rollos con tios, ahora lo que quiere es darle a su hija todo lo que ella no pudo tener.
Esto queda muy bien cuando una ha vivido en la miseria y ha pasado hambre, pero hoy en día "eso que no pudo tener" son chorradas. Lujos y caprichos absurdos y caros. Nunca se ha vivido en semejante abundancia y bienestar y el ego de una mujer siempre puede aspirar a mas.

Los consejos que una madre treintañera de hoy en día que puede darle a su hija son para echarse a temblar, son una mierda de filosofía de la Cosmopolitan mezclada con anuncios de "Lady Million de Paco Rabanne" no es sabiduría ni moral ni nada, es mierda.



Mañana, un iluminado concebirá una utopía, el modelo de sociedad perfecta. La armonía entre razas, credos y gentes del mundo y todo se irá a la mierda cuando la primera madre vea que su niña tiene que hacer cola con las otras niñas para comprar su Stacy Malibú.