viernes, 3 de febrero de 2012

Wetamir XXXIV - Defectos

Estoy hasta los cojones de que mis defectos me sean señalados todos los putos días con desprecio y afán recriminativo mientras que las mujeres pasan los suyos por alto el 99% de las ocasiones en que estos brotan con extrema evidencia.

Todas las tías que he conocido en mi vida han sido una torpes de cojones. Torpes de caérseles las cosas, torpes de tropezar y caerse con cualquier gilipollez, torpes de no apañarse y necesitar ambas manos para realizar cualquier tarea por mínima que esta sea.

¿Qué pasa cuando una tía comete una torpeza?
Dice: -"Ay! jo, es que soy una torpe ji,ji,ji..." Y a reír y a perdonar, porque ella es una chica ADORABLE y sus putos defectos son perlitas que la adornan y parte de su encanto.
Los defectos en las mujeres son como una banda sonora que tenemos que tolerar y aprender a apreciar.

¿Cómo son los defectos en un tío? les damos en mismo tratamiento. Claro que sí, desde el medievo cuando un tío no da la talla todo el mundo se lo perdona y le anima a seguir así, verdad? verdad? Los cojones.

A mí desde enano me dieron collejas cada vez que no rendía a pleno. Y cuando hay tías delante, jo-der, entonces todo dios a tratar de brillar y ser el mas cojonudo y si la tías ven que uno flojea se lo señalan con crueldad, con mala cara, a joder. En un tono que todos sabemos interpretar como: -"Espabila porque no te vas a comer nada ni conmigo ni con mis amigas a las que les voy a rajar mierda de ti."

Yo no tengo puta paciencia con los defectos de las tías a mi alrededor y así se lo hago saber.
-"Ay, se me cayó, se me cae todo Ji, Ji, ji..."
-"Joder, tienes dos manos, a ver si espabilas."
-"Es que soy una torpe, ji, ji, ji..."
-"No me vale que me digas que eres así y ya está. Corrígelo."
-"Pero es que me pasa sin querer."
-"Pues esfuérzate, cojones."


-"Eres el tipo mas maleducado del mundooo! Mereces un cáncer en los huevooooS!"

Ellas ni se han parado a pensar en lo que es ser un hombre. No pierden ocasión en contarnos lo durísima que es su vida, la reglita y los putis que son sus amigas, pero no les interesa saber de tus problemas o simplemente, tu realidad, en donde se te exige de verdad en todo.

Y si profundizamos en este tema y similares solo podemos constatar una jodida verdad: Ellas no son como tú, no se parecen en NADA a ti y su vida no ha sido como la tuya.

Ellas han gozado de tantos privilegios durante tantos años que ni se dan cuenta de lo que es ser tú, ni se han parado a pensarlo, ni les interesa meterse ahí.

No puede haber igualdad, porque solo redunda en el beneficio de estas aprovechadas egoístas y vacías hijas de puta. Empatía mis cojones, estas solo empatizan con su prole para ser aún mas ególatras.

1 comentario:

  1. Solo puedo decir una cosa: Gracias!, enserio gracias, que buen texto, que buenas verdades salen a relucir.

    ResponderEliminar